Vamos a abordar un tema importantísimo, una de las doctrinas fandamentales para alcanzar el nivel espiritual y de conducta que Dios espera de nosotros como hijos suyos.
“Sin santidad nadie verá a Dios” puede sonar muy duro y pasado de moda. “Sed santos, como yo soy santo” puede ser muy impopular, especialmente cuando prolifera un evangelio de descuentos, de ofertas, de regalos sin sorteos. Pero el evangelio no ha cambiado, porque “yo no cambio”, dice Dios, y “el cielo y la tierra pasarán, lmas mis palabras no pasarán”, dice Jesús.

Lee Efesios.4:17-32, cuyo tema señalado en algunas versiones de la Biblia es: “La nueva vida en Cristo”. De este pasaje, vamos a estudiar en más detalle los Vs. 22 al 24, que nos dan la doctrina central: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de verdad.

Efesios.4:17-32

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
Efesios 4:17-32
EL TONO de sus palabras es el de un mandato; pero antes veamos el contexto es decir, lo que dice antes y después de ese mandato.

A– “ESTO, PUES, DIGO Y REQUIERO EN EL SEÑOR”
El apóstol está diciendo algo con todo el énfasis que puede” …digo y requiero en el Señor” ¿Qué cosa dice y requiere?

1. Hay algo que ya no deben hacer ¿Qué es? (Vs. 17-19).
Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.
Efesios 4:17-19

2. Si verdaderamente han oído y aprendido de Cristo, lo que tienen que hacer es:
Vs. 22-24 “En cuanto a la pasada manera de vivir, DESPOJAOS del viejo hombre …. RENOVAOS en el espíritu de vuestra mente…. VESTÍOS del nuevo hombre …”

3. Por esto, hay actitudes y conductas que deben dejar y actitudes y conductas que deben adoptar. Como por ejemplo:
a. Vs. 25 “desenchando la mentira, hablad verdad”

b. Versículo 26-27 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.

c. Versículo 28El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

d. Versículo 29-30

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
Efesios 4:29-30

e. Versículo 31-32

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

AHORA Sí, vayamos al tema central de nuestro pasaje en los versículos 22 al 24.

B.- “DESPOJAOS…. RENOVAOS ….. VESTÍOS….”
Este mandato se encuentra entre el de “no andar como los otros gentiles” de los versículos 17 al 21, y la serie de mandatos sobre lo que el cristiano no debe y lo que debe hacer de los versículos 25 al 32; indicándonos que es la clave para lograrlo.

Notemos dos cosas importantes con relación a este mandato central:

1- LA PRIMERA COSA:
a. La experiencia cristiana tiene dos lados: el negativo y el positivo y ambos tienes que ir juntos. Hay un quitarse y ponerse; un desvestirse y vestirse.

b. Muchos cristianos llegaron a quitarse y desvestirse, pero se quedaron allí. Dejaron de fumar, de tomar, de ir a fiestas, de arreglarse, pero se quedaron allí y sus vidas cristianas son secas, sin alegría, sin gozo.

c. Porque no basta con quitarse el viejo hombre, “que está viciado conforme a los deseos engañosos” sino que tenemos que vestirnos del nuevo hombre, “creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.”

2 – LA SEGUNDA COSA:
a. El quitarse y ponerse, tal como Pablo lo expone, son acciones realizadas de una vez por todas; mientras que la frase que la une, “renovaos en el espíritu de vuestra mente” está expresada en un presente continuo: “renovaos constantemente en el espíritu de vuestra mente” está expresada en un presente continuo: “renovaos constantemente en el espíritu de vuestra mente”.

b. Es decir, nos quitamos de una vez y para siempre el “viejo hombre” y nos ponemos de una vez y para siempre el “nuevo hombre”; pero tenemos que seguir novando el espíritu de nuestra mente.

c. Esta diferencia es muy importante, como veremos más adelante. Para entender mejor la doctrina de la santificación.

C ¿QUE TENEMOS QUE QUITARNOS?
1. Tenemos que quitarnos el “viejo hombre” Dice: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del (quitaos el) viejo hombre”. Evidentemente se refiere a la manera en que vivíamos antes: nuestra conducta, nuestra manera de pensar, de sentir, de vivir, de actuar, antes de conocer a Cristo; antes de nacerPero ¿Qué dice Pablo en Romanos 6:6 con relación al “viejo hombre”?: de nuevo: lo que éramos antes de nuestra conversión. Es lo que ha descrito en los versículos 17 al 19.

Pero ¿Qué dice Pablo en Romanos 6:6 con relación al “viejo hombre”?:

¿Cómo es esto? Si ya fue crucificado, muerto ¿cómo es que nos lo tenemos que quitar?

No es contradicción. La explicación es muy simple y nos revela luna verdad preciosa e importantísima para entender el secreto de una vida santa:

a. El “viejo hombre” efectivamente, murió con Cristo. Y porque está muerto tenemos que sacarnos ese cadáver de encima. En otras palabras, desde el punto de vista de mi posición ante Dios, de mi relación con Dios, el viejo hombre fue crucificado con Cristo y está bien muerto. Ya Dios no lo toma en cuenta.

b. Pero desde el punto de vista de mi experiencia cotidiana. Debido a los pensamientos, actitudes, hábitos y costumbres practicados por años, todavía lo llevo como un cadáver pegado a mí.

2. Es como si el apóstol me dijera: No tengas nada que ver con el “viejo hombre”, no hagas lo que el viejo hombre hacía, porque él está muerto. El viejo hombre estaba en Adán, por eso hacía lo que había heredado de Adán. Pero ahora que has nacido de nuevo, eres un nuevo hombre…. ¡Estás en Cristo, ya no en Adán! ….. ¡Sé lo que realmente eres!

SI ……… SEAMOS LO QUE REALMENTE SOMOS !!!

3- Pero completemos la idea con otro pasaje. Escribe lo que Pablo dice en Colosenses 3¬:9

No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

¿Cómo? Si en Colosenses nos dice que ya nos hemos despojado, ¿Cómo nos dice en Efesios que nos despojemos?

La respuesta está en que aunque ya nos hemos quitado la ropasucia y andrajosa, muchas veces, después de un tiempo, nos la volvemos a poner. Por eso la necesidad de insistir vez tras vez en el “despojaos”.

D. ¿QUE TENEMOS QUE PONERNOS?
Escribe el versículo 24:

y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
Efesios 4:24

1. Es lo que describe en los versículos 25-32, Es lo mismo que dice en Efesios 2:10-22

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Efesios 2:10

Porque somos hechura suya, comprados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas ….. habéis sido hechos cercano … por medio de él tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre …. Sois conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios … (en Cristo) sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. “

2. Y en base a estas veredades tan preciosas, ¿Cuál es la exhortación de Pablo?

Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,
Efesios 4:1

b. Efesios 5:1

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. – Efesios 6:1

3. Otra vez, lo que Pablo está diciendo es: “SEAMOS LO QUE REALMENTE SOMOS”.

4. La orden es:

a. Quítate el viejo hombre … ponte el nuevo hombre. “ Y para esto no tengo que orar, simplemente tengo que hacerlo.

b. No debo orar: ¿Puedo ir a EUA ilegalmente? …. Señor, ¿puedo traer contrabando? … Señor, ¿Es tu voluntad que me case con esa chica inconversa? …. Dame una señal, por favor. “Si hago esto, es porque estoy dejando ejercer mi voluntad y bauscando sólo un pretexto.

5. Nuestra mente tiene que asimilar la verdad de Dios:

“Somos nuevas criaturas …..Somos más que vencedores …..Somos reyes y sacerdotes ……Hemos pasado de muerte a vida ….

He aquí os doy potestad para hollar serpientes y escorpiones …
Hemos sido llamados des tinieblas a su luz admirable…
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece…”

6. Por eso, por tercera vez, quitémonos el cadáver del viejo hombre; pongámonos el nuevo hombre creado según Dios y …..

!!! SEAMOS LO QUE REALMENTE SOMOS ¡!!!

E¿QUE TENEMOS QUE HACER CONSTANTEMENTE?
según el versículo 23:

y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
Efesios 4:23

1. Este mandamiento está colocado estratégicamente entre los otros dos: el quitarse y el ponerse. No es solamente una frase de conexión, sino que es lo qlue realomente hace posible el despojarse y el vestirse, el quitarse el viejo homre y el ponerse el nuevo hombre.

2. Pablo penetra en conceptos psicológicos profundos que la psicología normalmente ignora o pasa por alto.

3. La mejor explicación la tenemos en : 1º Corintios 2:9-16

Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. – 1 Corintios 2:9-16

a. Pablo habla del Espíritu de Dios del espíritu del hombre y del espíritu del mundo.

b. El espíritu del hombre en este caso es su inteligencia, su mente que le permite conocer las cosas que son del hombre.

c. Pero hay un poder que inclina esa mente en una dirección u otra; este poder es el espíritu de la mente.

d. Este espíritu de la mente es influenciado por el Espíritu de Dios o por el espíritu del mundo. Es lo que tiene que ser renovado.

4. POR EJEMPLO :

El hombre sin Cristo puede ver las flores, disecarlas, analizarlas, saber sus nombres, conocer su especie, familia, todo acerca de ellas. El cristiano también puede ver las flores, disecarlas, analizarlas, saber sus nombres, conocer su especie, familia toco acerca de ellas. Hasta aquí los informes de ambos pueden ser idénticos. Pero la diferencia está en que el Cristiano ve algo que el otro no ve: ¡la mano de Dios ¡!!!

5. Es lo que expresa el salmista en el Salmista en el Salmos 8:3-4.

“Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el ojo del hombre, para que los visites?”

6. El científico no renacido ve el azul del cielo, ve las estrellas con sus telescopios, analiza la luz que viene de ellas con el espectroscopio, escucha las señales de radio que emanan; pero allí se queda. En cambio, el cristiano exclama:

“! OH, JEHOVÁ, SEÑOR NUESTRO CUÁN GRANDE ESTU NOMBRE EN TODA LA TIERRA ¡!!!

7. ¡Es el espíritu de la mente el que ha sido renovado! Es la actitud con que vemos las cosas; es la fe en acción que nos permite relacionar, conectar lo físico y visible con lo espiritual e invisible. Nuestra vida con Dios.

Cuando aplicamos estas verdades a nuestra conducta y acciones en la vida cotidiana, a los dilemas éticos que se nos presentan a diario, al hacer o no hacer determinada cosa, entonces si estamos renovando el “espíritu de nuestra mente” y nos estamos despojando de todo lo que el cadáver del “viejo hombre” significa, y nos estamos vistiendo de todo lol que el “nuevo hombre” significa …

Y podemos exclamar como Pablo, en victoria y gozo:

“! CON CRISTO ESTOY JUNTAMENTE CRUCIFICADO, Y YA NO VIVO YO, MAS CRISTO VIVE EN MI ¡!!!! Gálatas 2:20

MEMORIZA :

Gálatas 2:20

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más cristo vive en mi ….- Gálatas 2:20