Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado, pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que esta delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.- Filipenses 3:13-14

Esta lección, será una guía para que puedas proseguir por ti mismo, avanzando y creciendo en :

la fe y el conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto (o una mujer perfecta), a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” – Efesios 4:13

Dos de las evidencias de estar avanzando en la madurez espiritual son: equilibrio en la vida y capacidad para tomar alimento cada vez más sólido de la Palabra de Dios, y dependiendo menos de la ayuda y el estimulo de otros para ello.

Aunque siempre dependeremos los unos de los otros como miembros de un cuerpo, y siempre los dones del ministerio dados por Cristo a su iglesia.

¿Qué debe ser primero en nuestras vidas?

(Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros) serán necesarios para todos, sin embargo, es necesario que cada creyente vaya asumiendo su propia responsabilidad en cuanto a lo que podríamos llamar “disciplina de crecimiento”.

Lo que sigue está basado en gran parte en ideas del programa “Discipleship Training”, desarrollado por el Pastos Charles Lake, de Greenwood, Indiana: programa que ha sido muy efectivo, y de mucha bendición para las iglesias que lo han aplicado.

AESTABLECIENDO PRIORIDADES.
El Pastor Charles Lake, menciona cinco áreas principales de tu vida que estarán demandando constantemente tu atención: trabajo, iglesia, familia, recreación y mundo. La pre4gunta que surgirá es: ¿Qué área debe ser prioritaria?

antener sus prioridades correctas en esas cinco áreas es una de las tareas más difíciles para un cristiano. Esta sección trata de ayudarte a hacerlo.

1- Principios para establecer las prioridades.
a- No se puede establecer un orden rígido de importancia entre esas cinco áreas que sea válido para todas las circunstancias. Las prioridades de Dios pueden variar acuerdo a las diferentes circunstancias.

b- Lo que nunca cambia es nuestra sujeción a sus propósitos eternos, a sus propósitos eternos. Reconociendo su señorío sobre nuestra vida.

c- Las prioridades deben ser establecidas con la ayuda del Espíritu Santo, quien nos guiará a reconocer qué es lo mejor según el criterio de Dios, en cada situación dada y no según nuestros sentimientos egoístas.

d- Son necesarios: sensibilidad al Espíritu Santo; honestidad delante de Dios; disposición a la obediencia, y mucho sentido común.

e- Ningún área debe predominar tanto que afecte nuestras responsabilidades en las otras áreas.

2- Para discusión en clase.
a- Un padre recibe una llamada urgente de su hijito: “Papá necesito hablar contigo lo más pronto posible”. El padre tiene un almuerzo de negocios y una sesión de junta en la tarde. ¿Qué es prioritario en este caso? ¿su familia o su trabajo?

b- El hijo le pide al papá que lo lleve con unos amigos a un paseo a la playa, pero el papá tiene una reunión de Consistorio de la iglesia ese mismo día ¿Qué es prioritario? ¿Su familia o iglesia?

c- Un hombre de negocios está muy ocupado. Sus hijos quieren ir a jugar frontón en la tarde, pero tiene una cita con un alto empleado de su empresa. ¿
Que es prioritario? ¿la recreación o el trabajo?

d- Una dama se ha ofrecido como voluntaria para una campaña contra el cáncer. Sus hijas quieren ir esta tarde con ella a jugar tenis. ¿Qué debería escoger? ¿el mundo o la recreación?

e- Ella está al borde del colapso por cansancio, y quiere irse de viaje de descanso por unos días. La presidenta de la Liga Femenil la llama ra organizar un esfuerzo de ayuda a los necesitados de la iglesia. ¿Qué es prioritario en este caso? ¿La salud física o la iglesia?

f- De la discusión habrás visto la importancia de ser guiados por el Espíritu Santo, pues no son fáciles las respuestas.

3- UN EJERCICIO PARA TU PROPIO BENEFICIO.
Anota algunas situaciones durante la semana en que tu viste que elegir prioridades. Compártelas con un compañero de discipulado y ve si coincide contigo en tu decisión o te muestra otro punto de vista. No necesariamente van a coincidir en todo. Respétense mutuamente.

a-

b-

c-

d-

e-

f-

BESTABLECIENDO METAS
Para ayudarte en tu avance HACIA LA MADIREZ CRISTIANA, debes fijar o establecer tus propias metas, sin depender de que otro diga lo que debes hacer.

Hay seis áreas en las cuales debes fijarte metas: tiempo devocional, memorización de las Escrituras, estudio bíblico, testimonio personal, tiempo de oración compartida, y disciplinas prácticas. En las páginas siguientes escribe las metas que, en oración, decides proponerte.

MIS METAS: PARA LOS PROXIMOS 3 MESES.

1-TIEMPO DEVOCIONAL.
a-Me propongo tener un tiempo de quietud y meditación, por lo menos …. Días a la semana de …. Minutos cada dia.

b- Me propongo tener mi cita con Dios diariamente de …. A ……..

c- Me propongo hacer mi lectura bíblica diaria de:

d-Deseo orar prioritariamente por estas peticiones:

1-

2-

3-

4-

5-

2 -MEMORIZACIÓN DE LA BIBLIA
Me propongo memorizar con la ayuda de Dios los siguientes textos bíblicos durante lo9s próximos 3 meses.

a-

b-

c-

d-

e-

f-

3- ESTUDIO DE LA BIBLIA.
Me propongo estudiar sistemáticamente y durante los próximos 3 meses el Libro de:

………………………………………..

4 – TESTIMONIO PERSONAL
Trataré de ser sensible ala dirección del Espíritu Santo.

Para combatir mi fe por lo menos …. Veces con: …………………………

5 – ORACIÓN COMPARTIDA.
Mi compañero (o compañera) de oración en estos 3 meses será:

……………………………….

Telefono ………………. Celular ……………….

Motivos de Oración:

……………………………………

6 -DISCIPLINAS PRÁCTICAS.
a – Me propongo tener …. Horas de sueño cada noche y espero costarme a las ….. p.

b – Me pongo como meta hacer …. Minutos de ejercicio, cada ……….(frecuencia).

c – Espero aumentar …. Kilos de peso.

d – Espero disminuir …. Kilos de peso.

e – Espero mantener mi peso actual de ….. kilos.

f – …………………….

g – ………………….

MEMORIZAR:

Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.- Josué 1:9