En toda empresa o acción trascendente, son importantes los métodos, los planes, los recursos; pero lo más importante siempre será quienes ejecutan esos planes y utilizan los recursos, es decir, los actores.

Lo mismo sucede en la Gran Comisión; y por ello debemos analizar, aunque someramente, a sus actores. Por supuesto que el gran actor es Dios, por medio de su Espíritu Santo, dando, como hemos visto, el poder a los creyentes para ser testigos de Cristo; pero en esta lección nos limitaremos a considerar a los actores humanos: los testigos, entre los cales estamos tu y yo, cada uno con una tarea importante en la misión por cumplir.

El mandato del Señor en MT. 28:19 fue muy claro y específico: “Id, y haced discípulos… “ No se trata de “evangelizar” solamente; no se trata de repartir tratados; de invitar a la gente a que venga a los cultos o a una campaña. Es “hacer discípulos”.

En el Nuevo Testamento, aparece la palabra “discípulo” 69 veces; mientras la palabra “creyente” sólo 7 veces. Esto nos revela que en el plan de Dios, su iglesia debe ser una iglesia de discípulos, no de creyentes. ¡Cómo hemos cambiado el concepto en la práctica de la iglesia, siempre hablamos de creyentes, pero muy poco de discípulos.

Por eso, veamos esta diferencia, muy importante para la mayor eficacia en el cumplimiento de la Gran Comisión.

A DE CREYENTES A DISCÍPULOS.

1- El creyente “nace” por la obra del Espíritu Santo, porque aún su fe le es dada por Dios.

Ef. 2:8 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se glorie”. En cambio, el discípulo es hecho por aquellos que ya son discípulos.

2- ¿Cuál es la diferencia entre un alumno o estudiante y un discípulo?

a) Estudiante o alumno=uno que estudia para adquirir conocimientos, como el alumno de una escuela o universidad. Sólo aprende los conocimientos, pero no le interesa la vida moral o el estilo de vida del profesor.

b) Discípulo=mathetés= uno que sigue la enseñanza de otro, un imitador, un partidario.

EL DISCÍPULO APRENDE NO SOLO CONOCIMIENTOS, SINO ESTILO DE VIDA, PRINCIPIOS MORALES Y ESPIRITUALES DEL MAESTRO.

3- Descubramos en la Palabra de Dios algunas características de un verdadero discípulo.

a) Mateo 11:1 “Cuando Jesús terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos”.

La palabra “instrucciones “ es traducción de diatasso, que significa “poner en orden, designar, ordenar, mandar” es decir, a los doce discípulos Jesús daba órdenes, mientras que al resto, a las masas, Jesús enseñaba o predicaba.

Hay una gran diferencia entre recibir instrucciones de Jesús, y solo ser enseñado o gozarse en escuchar una predicación, por ungida que sea. Para un verdadero discípulo, toda palabra de Dios es una orden, un mandato que debe obedecer, como obedecen los subalternos en un ejército: de inmediato, sin dudas ni murmuraciones”. Tenemos aquí una primera diferencia muy importante entre un creyente y un discípulo.

Detente un momento aquí, y hazle la pregunta: ¿Cómo considero la palabra de Dios que leo o escucho: Sólo como una enseñanza para mi mente, o como una orden que debo y estoy dispuesto a obedecer?

b) Mateo 14:19 “Entonces mando a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. Los Discípulos recibieron de Jesús el pan y los peces a pesar del hambre que tenían, no lo comieron egoísta mente, sino que primero dieron de comer a los demás.

Aquí encontramos la segunda característica de un verdadero discípulo del Señor: El Discípulo no se queda con lo que recibe de Jesús, lo reparte; es un instrumento de bendición para otros, es un verdadero siervo de Jesús.

Menciona tres cosas que recibimos del Señor y que debemos compartir con otros:

yo) ……………………………

ii) ……………………………

iii) ……………………………

c) Lucas 14:25-27 y 33 “Si alguno viene a mi y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos y hermanas y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz, y viene en pos de mi no puede ser mi discípulo … Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

El discípulo pone a Cristo en el primer lugar de su vida, por encima de toda tradición, de todo apego a cosas materiales , Está dispuesto a pagar el precio.

Nota el énfasis que pone Jesús, terminando en cada caso con las palabras: “ … no puede, ser mi discípulo” Lo que está planteando es un orden de prioridades; en el cual el Señor debe ocupar el primer lugar. Comparado con el amo y leatad que le debemos, el amor a padre, madre, familiares, nuestra propia vida, dinero o cosas, debe ser como un aborrecimiento.

d) Juan 8:31 “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en el: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, erais verdaderamente mis discípulos,

El creyente cree, pero no siempre permanece en su palabra. Hay muchos creyentes en la iglesia que son desobedientes crónicos a la Palabra de Dios. El verdadero discípulo siempre depende, obedece y descansa en la Palabra de Dios.

e) Juan 15:8 “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”

El discípulo es alguien que da fruto, y mucho fruto en su vida.

En los siguientes textos ¿Qué frutos debemos tener como discípulos del Señor?

i- Romanos 6:21-22

……………………………………………..

ii- Romanos 16:5

……………………………………………..

iii- Filipenses 4:17

……………………………………………..

iv- Colosenses 1:10

……………………………………………..

v- Hebreos 13:15

……………………………………………..

vi – 2 Pedro 1:8

……………………………………………..

B DE DISCIPULOS A SIERVOS – LIDERES.

La gran comisión, como hemos visto es una gran ofensiva para establecer una avanzada en un mundo que está bajo el dominio del reino de las tinieblas, Es atacar con las armas de la fe sabiendo que las puertas del infierno no pueden prevalecer. Es influenciar al mundo con los principios de la Palabra de Dios.

En Ef. 6:12 el apóstol Pablo utiliza también términos bélicos para describir la vida cristiana en el mundo: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”.

Y para esta batalla se requiere más que creyentes, y aún más que discípulos. Se requiere cristianos que estén dispuestos a pararse al frente de la batalla, que sean líderes, entendiendo bien este término, por ello, veremos algunos conceptos claves:

1- CONCEPTO DE LIDERAZGO.

Alguien ha dicho que si quisiéramos definir lo que es liderazgo con un sola palabra, esta seria: influencia, “Es la capacidad de influenciar en otros para que hagan lo que no quisieran, y lo hagan con gusto.

2- Tres principios de liderazgo (Christian Leadership Development and Church Growth, Peter G. Wiwcharuk).

i- La gente generalmente va sólo a donde sus lideres lo llevan o les permiten ir.

ii- Los lideres pueden guiar a su gente solo hasta donde ellos mismos pueden y están dispuestos a ir.

iii- Nada se mueve o sucede sin la intervención de alguna forma de liderazgo.

3- DEFINIENDO LO QUE ES UN LIDER.

Etimológicamente es transcripción fonética de la palabra inglesa “leader”, del verbo “to lead”, que significa guiar, dirigir.

El significado usual de líder es: “Caudillo, jefe, guía, especialmente jefe de grupo o de partido político, y, en general, de cualquier agrupación o colectividad.

Caudillo: “Jefe de un ejército o de un grupo de gente de guerra. Director de un gremio, comunidad o cuerpo. Cacique, persona que en un pueblo ejerce influencia omnímoda en asuntos políticos o administrativos. “Esto es en el uso secular.

4 CONCEPTO DE LIDERAZGO EN EL ÁMBITO DE LA IGLESIA.

Tenemos que redefinir a un líder cristiano, diferenciándolo de un líder en el ámbito del mundo. De lo contr4ario traerá más problemas que bendición.

La autoridad del líder cristiano es espiritual, más que jerárquica o de fuerza, y es dada por Dios y respaldada por Dios. Por lo tanto, para tener autoridad, tiene que saber estar bajo la autoridad de Dios. Nunca deja de ser siervo de Dios.

Por ello, el equilibrio sólo existe cuando consideramos que debe ser siempre un líder-siervo o siervo-líder, líder-discípulo o discípulo-líder.

5-EL LIDERAZGO CRISTIANO SE BASA EN DOS PALABRAS DEL SEÑOR JESUCRISTO, QUE SON COMPLEMENTARIAS:

i- “Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres, (Mateo 4:19)

Así como Jesús llamó a Pedro y Andrés a seguirlo, y les prometió hacer de ellos, ya no pescadores, sino pescadores de hombres; de la misma manera, Jesús nos llama a seguirle, y nos promete hacer algo de nosotros a elevar la trascendencia de nuestra vida En esta palabra ya hay una orden, un mandato a obedecer. Pero es una orden que nos ubica en la totalidad de la iglesia; porque no se trata de grupos aislados, cada uno siguiendo un líder, sino que somos parte de una iglesia que es el cuerpo de Cristo en la tierra, con una misión común: La Gran Comisión, de la cual Cristo nunca dejará de ser el gran Líder. como líderes guiando a otros.

ii- “Id y haced discípulos a todas las naciones….” (Mateo 28:19)

En esta palabra ya hay una orden, un mandato a obedecer. Pero es una orden que nos ubica en la totalidad de la iglesia; porque no se trata de grupos aislados, cada uno siguiendo un líder, sino que somos parte de una iglesia que es el cuerpo de Cristo en la tierra, con una misión común: La Gran Comisión, de la cual Cristo nunca dejará de ser el gran Líder.

6- Somos seguidores de Jesús, discípulos de Jesús, siervos de Jesús con quien mantenemos una relación inseparable de oveja – pastor.

Pero a la vez somos enviados por él, comisionados por él para una tarea. Es lo que el Señor dice en Juan 17:16, 18

No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo …. Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.- Juan 17:16- 1

7- La luz de todo lo visto, podemos concluir que es vital para la vida de la iglesia y el cumplimiento de la Gran comisión, que después de haber pasado de creyentes a discípulos, estos debes aspirar a ser líderes, pero siervos-lideres.

¿ESTÁS DISPUESTO A ACEPTAR EL DESAFÍO DE SER UN SIERVO-LÍDER, O SIERVA – LÍDER?

RESUMEN:

Una de las razones por las que la iglesia no ha avanzado más en el cumplimiento de la Gran Comisión ha sido el haber cambiado el concepto de discípulos por el de simples creyentes. Y se ha mantenido a las congregaciones en una actitud pasiva; en el mejor de los casos buscando santidad de vida y mantener un “buen testimonio”.